Los Chunta Fiesta Grande

Los Chunta

La tradición de las chuntás ha marcado la historia cultural de Chiapa de Corzo, gracias a la hermandad y la deshibición de los hombres, quienes al compás del tambor y carrizo muestran sus raíces.

Las Chuntá (Chuntá, palabra de origen chiapaneca que significa criada) son personas del sexo masculino que se disfrazan de mujer para imitar a las antiguas sirvientas de doña María de Angulo, que junto a otros sirvientes españoles (hoy Parachicos) iban de casa en casa repartiendo maíz, frijol, legumbres y frutas.

Las Chuntá visitan los templos de San Jacinto, El Calvario, San Gregorio, Santo Domingo, casas particulares y la Plaza de Chiapa. Para entender, explicar e interpretar los significados culturales de estos personajes hay que interiorizarse en el sentimiento de los chiapacorceños.

La tradicional feria de Chiapa se inicia el 8 de enero y concluye el 23 del mismo mes. El 15 de enero, se conmemora el Señor de Esquipulas con una suculenta comida grande (pepita con tasajo). El 17 de enero, San Antonio Abad (Sananton) con otra comida grande. El 18 de enero se le rinde homenaje póstumo en el panteón municipal a los patrones de los parachicos fallecidos, ofreciéndoles una comida a los parachicos y público en general en la casa donde se encuentra la imagen de San Sebastián Mártir.

Traje Tipico de los Chuntas

Muchas han sido las variaciones que ha tenido la vestimenta de las chuntá; sin embargo, el traje es falda floreada, camisa bordada, con huaraches y su canasta con banderitas, que significan la unión de los barrios. No es lo mismo un traje de chuntá que el de la tuxtleca. Agregó también que el 16 de enero es el único día que las mujeres se visten de tuxtleca y los hombres de chiapanecos.

Anteriormente, no había un carro alegórico auténtico de la chuntá de María de Angulo y fue don Lisandro Madrigal Nuncamedi quien mandó hacer una carreta en Parral exclusivamente para el 16 de enero, día en que se llevan frutas al prioste de San Sebastián y 22 cuando salen las chuntá bailando alrededor de María de Angulo, por eso se dice que ahora hay una María de Angulo de la auténtica chuntá.

Durante 34 años consecutivos la familia Madrigal Nigenda ha danzado para preservar la tradición, que gracias a su padre don Lisandro Madrigal Nucamendi conocieron, vivieron y que hoy comparten con el pueblo chiapacorceño formando la famosa Pandilla Amigos del Jerry.